Indicios de Actualidad

Loading...

Indicios en Twitter

jueves, 2 de mayo de 2013

Humores no siempre son amores

Reacciones: 
0 Comentarios con "L" de Lector

Siguiendo el hilo de una situación o incidente que publiqué ayer en Facebook y en mi blog "Apuntes de un seductor atolondrado", ya sin necesidad de mencionar a la persona involucrada (que espero lea esto), retomo su respuesta a mi publicación:

"Hasta la vista. Espero que mejores la calidad de tus bromas y que te informes antes de publicar tus comentarios".

Cabe señalar que ese "Hasta la vista", por ahora no ha implicado que me "borre" de sus amistades (ya lo verifiqué); puede ser interpretado como "ya no me interesa leerte", "vete al demonio", una cortés despedida y mil maneras más.

Siempre agradezco, por muy agrias que puedan a veces ser las respuestas de lectores, curiosos, amigos, colegas, musas, etcétera, la información que me proveen para nutrir estos apuntes. Esto no significa que yo no tenga la creatividad y recursos suficientes para publicar aquí y allá alrededor de muchos temas. Basta dar una vuelta por la casi veintena de blogs creados por mí, escritos por mí, editados por mí, publicitados por mí, administrados por mí, gestionados por mí, sin mencionar los menos en los que he colaborado o colaboro, siempre sin ganar más que los pocos centavos de algunos clicks que pueden hacer los visitantes a los anuncios.

La reflexión ahora va en dos líneas: "Espero que mejores la calidad de tus bromas".


Si algo siempre he tenido claro es que nadie es monedita de oro o perita en dulce para caerle bien a todo mundo, que en gustos se rompen géneros y que cada cual tiene su muy particular sentido del humor y este no siempre ni necesariamente puede o debe empatar con el de tal o cual grupo o persona.

Yo dije ayer que soy ocurrente, provengo de familia ocurrente. Jamás dije que sea un escritor humorista o comediógrafo. Mucho menos payaso, cómico o comediante. Entiendo y he practicado la escritura del chiste, ya para hacer guiones o para vestir a mis personajes. Y tengo claro que no es la más sencilla ni la más gratificante de las tareas. Hacer llorar es más "fácil" que hacer reír. No basta apelar o adoptar una actitud positiva, feliz, optimista, juguetona para arrancar ya no digamos la risa, sino apenas la sonrisa de alguien.

El buen humor es la más humana de nuestras expresiones y el más determinante indicio de la inteligencia. Y no lo digo yo, lo han dicho muchos antes que yo, de esos gigantes del pensamiento en cuyos hombros muchos quisiéramos posarnos para otear el horizonte.

Que tú, él, ella me digan "espero que mejores la calidad de tus bromas" me hace pensar en cuántas veces yo mismo he sido objetivo de las vaciladas, burlas, gracejadas de propios y ajenos y jamás he chistado. Me han puesto motes, me han caricaturizado, han hecho remedo de mis modos, señalado irónicamente mis defectos y jamás, desde niño, he reaccionado si no es comprendiendo que tal tiene sangre pesada o cual es un chinga quedito, etcétera. Jamás me había tocado que alguien me dijera algo así, y vaya que he topado con gente atufada, severa, intolerante, de piel delgada en contraste con la mía que los años han engrosado y engrasado para que reboten y se resbalen los "insultantes dardos de la fortuna", citando a Hamlet.

Si me lo dice desde el punto de vista estrictamente literario, bueno. Aún así, como todo, tomo las cosas como de quien vienen. Si me lo dijera un experto humorista, me detendría a estudiar mejor las fórmulas literarias conocidas para conseguir el texto hilarante, aun a sabiendas de que ni siquiera los mismos Moliere, Aristófanes, Ionesco, Jardiel Poncela, Chaplin, Tin Tan, Shakespeare o Cervantes logran o han logrado generar simpatía en todos los espectadores. He visto a gente desternillarse de risa con un film de Buster Keaton, con su carota, y a quien, ante un sketch de Eugenio Derbez, pone más gesto de palo que el mismo mimo. Pero, si el comentario es de otra índole, entonces tendría yo que pensar en volverme a meter al molde del vientre de mi madre y solicitar un "update", que actualice y mejore la calidad de la  versión 50.5.2 del widget o el gadget de mi existencia, de mi manera de ser, incluidas mis bromas, quizá consiga una versión avanzada del "Hombre Bicentenario" más parecida a Robin Williams.

El otro tema que mueve a reflexionar estos torpemente seductores apuntes es la segunda parte de la respuesta: "[...] que te informes antes de publicar tus comentarios".

Ya me veo a mí, preguntando aquí, en las dinámicas redes sociales, como haría en la calle: "¡Oiga, usted! ¿Qué quiso decir con tal publicación? ¿Cuál es el fundamento de su dicho o del hecho que hace público en su estado o en su cara?", para obtener la información elemental a partir de la cual decir en un comentario que estoy de acuerdo o en desacuerdo, que me resulta gracioso, etcétera. Ya quiero ver a la persona dándome santo y seña para instruirme y orientar mi opinión y expresarla de manera "informada" y "al gusto del consumidor", comenzando con ella. Y sin embargo, cuando ha sido necesario lo he hecho, por lo general mediante correo privado, sobre todo en tratándose de temas de interés público, porque del privado, ese, cada quién sabemos lo que cargamos en el costal y las tonterías o la lucidez que publicamos. Pero... ¿dónde queda la espontaneidad tan característica de la dinámica social?

viernes, 25 de enero de 2013

JUSTICIA DESCALABRADA

Reacciones: 
0 Comentarios con "L" de Lector

La indignación nacional de los mexicanos tras la sentencia de la Suprema Corte de Justicia al liberar a Florence Cassez no es para menos.

Más allá de reflejar el sentir y la opinión pública, cartones de la prensa mexicana como los mostrados son una aguda síntesis y explicación del grave descalabro que sufrió la justicia mexicana y, lo peor, por su propia mano. Y no me refiero a la administración de la justicia solo, sino al conjunto de las instituciones que la hacen posible desde la básica etapa de su procuración hasta su ejecución: policías, ministerios públicos, juzgados y Suprema Corte, lo que significa la urgencia cada vez más acusada con que deben los legisladores actuar en consecuencia.

El mencionado descalabro a la justicia mexicana y las reacciones en México y Francia, las declaraciones de los familiares de la secuestradora así como de sus víctimas me hace pensar en la paródica aplicación entre paréntesis de las leyes... de Newton.

Primera Ley: De la Inercia...
El hoy ex presidente Felipe Calderón Hinojosa declaró en una entrevista al diario Milenio que, en México, la aplicación de la justicia debía hacerse con lo que se tenía, "así fueran piedras". Con ello destacaba el mandatario que, en la "guerra" contra la delincuencia organizada no había más que actuar sobre la base inercial de las instituciones, métodos, personal, recursos materiales y procedimientos con los que se contaba en el momento.

lunes, 6 de febrero de 2012

LA VOZ DE PEDRO PUEBLO O LA MOSCA EN LA OREJA

Reacciones: 
0 Comentarios con "L" de Lector
Ya pasaron las fiestas decembrinas, ya hace rato que terminó el largo puente de Guadalumpen-Reyes, ya estoy escribiendo estas líneas tras festejar mi cumpleaños como la celebración constitucionalista que debería ser y me doy cuenta que la embriaguez político-electoral apenas comienza.

Por alguna extraña razón hoy me he acordado de un mentor como fue el valiente periodista Paco Huerta, fallecido, como mi madre, hacia fines de enero, pero de 2005. Inventor del periodismo ciudadano del que hoy se cuelgan tantos con ayuda de celulares, ipads, y demás artilugios y adminículos electrónicos y digitales. Fue esa forma de periodismo una suerte de anatema político, surgido en una época cuando sólo unos pocos se atrevían a confrontar al sistema político mexicano, con los hechos como pelos de la burra en la mano y exponiéndolos en el papel periódico o detrás de un micrófono de alguna estación de radio.


Contemporáneo del hoy occiso Manuel Buendía (nunca mejor empleada la palabra occiso), a Paco Huerta tuve ocasión de conocerlo junto con algunos colegas y amigos en 1987, en la XEW donde nos impartió una plática larga con verdadero carácter de cátedra sobre la evolución del periodismo radiofónico. Su estilo narrarivo, ameno, no obstante preocupado y fustigador nos tuvo cautivados por alrededor de dos horas y media a la veintena de jóvenes estudiantes de comunicación y periodismo que, a la sazón, cursábamos el taller de producción, guionismo y locución radiofónica creado por don Raúl del Campo Jr. (q.p.d.), productor de decenas de programas y radionovelas que dejaron huella en el público entre los años 1950 a 1990, y hacedor de estrellas.

martes, 6 de diciembre de 2011

LA PEÑA SOCRÁTICA

Reacciones: 
0 Comentarios con "L" de Lector
Nadie está exento de dar traspiés, cometer gazapos, pifias, omisiones involuntarias por descuido o ignorancia. De esa manera es fácil justificar que personalidades como el pre-candidato del PRI a la presidencia de México incurriera en el tropezón del fin de semana pasado, cuando confundió nombres de autores y libros durante la presentación de su ópera prima recién publicada México, la gran Esperanza. El acontecimiento hizo un paréntesis informativo tal que algunas notas pasaron momentáneamente a segundo plano, para dar pie al solaz y el esparcimiento del público a costillas del político ex gobernador del Estado de México y de los que le siguieron, no precisamente la corriente, sino incurriendo en los mismos errores incluso a sabiendas y habiéndole criticado mordazmente. El bulling cibernético en pleno.

La experiencia permite reflexionar entre Paréntesis a la luz del ejemplo del gran filósofo griego Sócrates y su relación con la política.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

PEINANDO GANAS

Reacciones: 
0 Comentarios con "L" de Lector
Va un individuo caminando por ahí, por cualquier calle y de pronto cae en un bache. Va otro individuo trotando por ahí, por cualquier parque y de pronto es asaltado por una duda. Allá y acullá deambulan aspiraciones con apariencia de personas; taconean torneadas piernas en busca de un camino que las lleve a un asiento donde puedan descansar de tanto andar, donde puedan recibir el masaje de la comprensión y de la tolerancia.

En la ciudad como en los sueños, los personajes y las naciones palpitan. Uno va construyéndolos entre paréntesis, como quien amorosamente imagina repúblicas donde los Sócrates y los Platones dialogan con la sensatez del viento. Jóvenes y ancianos, hombres y mujeres, putas y beatas más pronto que tarde apoyan el pie sobre la huella que dejaron otros, ¿para qué?



martes, 13 de septiembre de 2011

DOLORES QUE GRITAN

Reacciones: 
1 Comentarios con "L" de Lector
Y pues nos llegamos a un nuevo septiembre; y tras el Bicentenario y Centenario de las revoluciones que definieron en buena medida la nación que somos, lo que queda entre paréntesis son los dolores, las penas de la lucha intestina que finalmente terminó por cernirse en nuestra patria.

Que es una guerra del Estado contra el crimen organizado,  me dicen. Y yo lo creo. Pero eso no aparta canicas del círculo de la violencia que, como se la quiera nombrar, es una guerra fratricida.

Que la mayor parte de los muertos caen del lado de los "malos", me dicen. Y yo quiero creerlo. Pero eso no extrae del paréntesis de la circunstancia que muchos de los caídos, aún siendo delincuentes en el momento de su deceso o aprehensión, son mexicanos; y que algunos de ellos en algún momento tuvieron aspiraciones de decencia y bienestar, pero terminaron corrompidos por el hambre, el desempleo, y una larga lista de causas que a más de uno también les suenan a pretextos.

La hielera legislativa está atiborrada. En ese paréntesis ya no caben más iniciativas que la iniciativa de mostrar iniciativa para dictaminar y aprobar iniciativas, pero no por un malsano interés de los legisladores por desafanarse de la tarea (característico mal hábito burocrático), sino para dar curso legítimo a las demandas y necesidades de México y todos quienes lo conformamos, buenos y malos.

miércoles, 3 de agosto de 2011

DÓLAR MANDARÍN

Reacciones: 
0 Comentarios con "L" de Lector
Vaya, en días recientes el mundo ha estado abriendo y cerrando paréntesis en gran parte a consecuencia de las decisiones o indecisiones, acuerdos y desacuerdos de los congresistas estadounidenses en torno a la determinación del techo de deuda requerida por Estados Unidos para la administración del presupuesto de corte social.

Apenas un día antes de escribir este artículo, Estados Unidos cerró el paréntesis angustioso que traía al presidente Obama como montado en una peculiar montaña rusa que perfilaba a la economía del vecino país del norte a caer en el bache de declararse en suspensión de pagos. Dicha suspensión sumiría, no nada más a la "potencia económica y militar" norteamericana, sino al resto del mundo (enfermo de una pertinaz y obsesiva dependencia de la economía estadounidense) en una reacción en cadena de problemas financieros, cuando apenas se está asomando de la que viene arrastrando desde 2009 (y que algunos dijimos, sin ser expertos en la materia ni profetas de petate o cosa parecida, que se extendería con vaivenes hasta el año 2012).


Tan grave resultaba y resulta la situación que los mercados financieros se mostraron algo erráticos ante las declaraciones de expertos los cuales advertían del riesgo de que la economía mundial se viera afectada, esto en la espera de las decisiones del congreso estadounidense. El gobierno y el gobernador del banco central chinos, principales acreedores de Estados Unidos, hicieron declaraciones muy fuertes, criticando la política económica estadounidense, la que hoy por hoy enfrenta esta crisis en gran medida por inclinarse el presidente Obama a invertir más en el gasto social, muy necesario en realidad en un país donde este tema, relacionado con la salud, la educación, entre otras cosas, se hubo dejado de lado por mucho tiempo. Estados Unidos está aprendiendo, sin duda, que invertir en la gente y su bienestar es muy costoso, más incluso que hacerlo en una carrera armamentista, pero aparte no es tan lucrativo como la segunda.

Quizá por lo anterior, el recalcitrante conservadurismo estadounidense insistirá en endurecer las políticas que extiendan los derechos fundamentales a quienes más lo necesitan, inmigrantes indocumentados o no, así como en acentuar la vocación guerrera del imperio capitalista. Y esto incluye mantener en la congeladora todavía por un largo rato iniciativas que de otro modo encarecerían el estilo político americano.

Así, mientras por una parte está en discusión lo relativo al comercio de armas y el tráfico de las mismas a países en desarrollo, muchos de ellos en zonas de conflicto; o, si se prefiere viceversa, a zonas de conflicto muchas de ellas en países en desarrollo como México, y el Fiscal General de Estados Unidos, Eric Holder, asegure que actuará con todos los medios para evitar que la Asociación Nacional del Rifle eche por tierra las nuevas normas para regular la venta múltiple de rifles de asalto que van a parar a México, el meollo de la crisis sigue sin revisarse a fondo: como varios hemos apuntado más de una vez, el capitalismo real está resquebrajándose estruendosamente y bastará una bala mágica para acabar de derrumbarlo. Esa bala la disparará más pronto que tarde la grosera pobreza mundial y la hambruna que se avecina, claro sin olvidar otros factores como el narcotráfico.

La China que viene o, mejor dicho, que ya está aquí, ha abierto el paréntesis respectivo y se mantiene expectante, segura de que el paréntesis abierto por las decisiones recientes de los congresistas estadounidenses, no obstante las advertencias a tiempo, no cierran el paréntesis previo y en cambio sólo han significado un parche en el ojo. Ahora sí que, dicho entre paréntesis, estaremos como el chinito "nomás milando".

lunes, 4 de julio de 2011

LA MANO QUE MECE LA DEMOCRACIA

Reacciones: 
1 Comentarios con "L" de Lector
A veces abrir un Paréntesis no es cosa sencilla. En ocasiones lo difícil es cerrarlo. Hoy no quisiera calzar los coturnos de los griegos, pero tampoco formar parte del corifeo que declama desesperadamente versos de la anarquía. No quisiera intervenir en la comedia democrática, pero tampoco pretendo ser simplemente espectador de la tragedia que se cierne cuando la necesidad asoma. Y, sin embargo...



Más de una vez he escuchado y leído a distintas personas decir que los sucesos en países muy alejados del nuestro no inciden notoriamente en nuestro diario acontecer. Es sabido también que es un principio periodístico que la distancia de un hecho respecto de los espectadores determina en buena medida su relevancia noticiosa. En lo personal soy de los que piensan desde hace muchos años, aplicando una mentalidad bajo el enfoque de sistemas, que aún por muy difuminada que pueda parecer la influencia de algo, lo peor que puede uno hacer es restarle importancia.